Mitos de la lactancia

1. Mis senos no son muy grandes = No produciré mucha leche

¡Falso! El tamaño de los senos no tiene nada que ver con la producción de leche. La cantidad de alveolos (grupos de células donde se produce la leche) es igual en mujeres de diferentes tamaños de senos. Así que ya sabes, ¡no tienes de que preocuparte!

2. Tomar avena / leche / crema = más producción de leche

¡Falso! Ni la avena, ni la leche, ni la crema, ni ninguna otra bebida cremosa y alta en calorías te va a ayudar a producir mas leche. Sí te recomendamos tomar mucha agua y mantener una dieta saludable. Pero no te “comas” esos cuentos, que sabemos que no quieres engordarte por gusto.

3. No hay nada que se pueda hacer para reducir los buches y gases durante la lactancia

Ya lo sabes, ¡Falso! Es cierto que los buches y gases son normales y nunca se van a eliminar por completo. Pero, si te recomendamos que prestes mucha atención a los cambios en los buches y gases. Cada bebé es distinto. Algunos bebés les dan gases cuando la mamá come granos, a otros no. A otros les cae mal cuando comes limón, aguacate, maní, etc. No existe una lista definitiva porque varía, pero definitivamente puedes ayudar a tu bebé evitando las cosas que le producen malestar. Presta mucha atención y ve probando. Si vez que se forma un patrón, elimina al sospechoso a ver como te va. Por ejemplo, si te das cuenta de que las últimas veces que has comido limón tu bebé tiene grandes buches (regurgita, vomita) elimina el limón por una semana a ver si mejora. Si mejora, evita el limón de ahora en adelante, si no mejora, sigue buscando a ver que alimento podría ser. Si tienes dudas respecto a este tema, te recomendamos hablar con tu pediatra. 

4. Si tomo cosas frías mi bebé se puede resfriar / se le pasa el frio por la leche

¡Completa y absolutamente falso! Existen algunas personas que les preocupa que si toman cosas frías esto de alguna manera pueda afectar a su bebé. La verdad es que por más frío o caliente que esté lo que sea que comamos o bebamos, a los pocos minutos de estar en nuestro estomago va a quedar en nuestra temperatura corporal. Es decir, alrededor de 36 centígrados. La leche SIEMPRE sale a temperatura corporal. No importa si hace frio o calor, si estas de pie o acostada, si tomaste agua fría o te. Así que tranquila, disfruta de tus cosas a la temperatura que gustes. 

5. Más extracción = más producción

¡Cierto! Queríamos cerrar con algo mas positivo, así que te compartimos un mito que es totalmente cierto. Entre mas leche le das a tu bebé, mayor será tu producción. Es por eso por lo que recomendamos a las madres siempre que terminan de dar pecho a su bebé, terminar de vaciar los senos con un extractor de leche. Esto las va a ayudar a tener una excelente producción. También es muy importante que sigan sacando leche cuando salen de casa, ya sea por trabajo o cualquier otro motivo. Lleven un extractor en la cartera (hay portátiles). Si van a estar en sitios muy complicados para guardar la leche, es mejor extraerla y botarla (solo si es absolutamente necesario) que aguantarse hasta regresar a casa. Aguantar la extracción puede traer complicaciones como mastitis, además de reducir tu producción. Pero incluso si te da mastitis y además se te reduce la producción, tranquila, solo ten paciencia y sigue dando pecho y extrayéndote, muy pronto regresaras a tus niveles de producción de antes. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *