Como esterilizar biberones y accesorios de tu bebé

La limpieza de los artículos que usa tu bebé es muy importante. Siempre debemos procurar que todo lo que entre a su boca este limpio y estéril. ¡Ojo! Limpio y estéril son dos cosas distintas. Para aclarar, veamos que debemos hacer paso a paso.

1. Limpieza: 

Para limpiar los biberones y accesorios de tu bebé, recomendamos utilizar el limpiador líquido de Pigeon. Este limpiador tiene 3 características que te van a encantar. 

    1. Limpia la grasa de la leche con suma facilidad. La proteína y grasas de la leche materna tienden a pegarse al biberón y hacen que sea difícil sacarlo con un detergente común. El limpiador líquido las deshace como “por arte de magia”.
    2. Es hecho de ingredientes 100% de grado comestible. Esto significa que su fórmula es completamente sana. Incluso, si quedan residuos pegados a lo que estás limpiando, no le va a pasar absolutamente nada a tu bebé. ¡Esta cualidad también hace que sea excelente para lavar frutas y vegetales! 
    3. Mata el 99.9% de las bacterias y viruses. Esto es especialmente útil a la hora de lavar frutas y vegetales. Pero también es excelente para los biberones y accesorios. 

2. Esterilización:

Una vez este todo limpio, es hora de esterilizar. Hay 3 formas clásicas de esterilizar 

  1. Esterilizador a vapor: Este aparato lo puedes tener dentro del cuarto del bebé si deseas, o donde te sea más práctico. Se colocan hasta 5 biberones con sus accesorios dentro, se agrega un poco de agua, y se presiona el botón de encendido. ¡Y listo, después de 9 a 11 minutos habrás esterilizado todo!
  2. Esterilizador de microondas: Este es un implemento muy sencillo. Al igual que el anterior, se colocan hasta 5 biberones con sus accesorios, se coloca un poco de agua y se introduce al microondas. ¡En 5 minutos todo estará estéril y listo para usarse! Cuando uses este método, ten mucho cuidado de recordar agregar el agua, si no lo haces, ¡es muy probable que se derritan lo que está adentro!
  3. Esterilizar en olla: Este método es el más tradicional, y lastimosamente, ¡el más peligroso para los accesorios! Cuando se esteriliza en olla, hay que estar muy pendientes de lo que se esta echando a hervir y sacarlo a los pocos minutos. Si se quedan las cosas mucho tiempo dentro o muy pegadas al fondo, se pueden derretir o deformar (lo cual es muy común cuando se esteriliza de esta forma). No recomendamos mucho este método pues es el que mas tiempo toma y el que más riesgos conlleva, pero si se hace bien es igual de efectivo que los otros. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *